Cómo las empresas deberemos enfrentar al Coronavirus

3 MIN | 920 PALABRAS

Entender cómo serán las siguientes semanas nos ayudará a prepararnos para los desafíos que se vienen. ¿Qué suponemos que pasará? Aquí algunos disparadores sobre cómo enfrentar al Coronavirus en los negocios.

El mundo está viviendo un momento muy difícil. Hay un virus que no conocemos del todo esparciéndose entre la humanidad a una velocidad que todavía no logramos controlar. Las medidas impuestas por los gobiernos y los organismos de salud internacionales indican completo cese de actividades en gran parte de los países, entre las cuales obviamente está la actividad económica.

En este contexto tan complejo: ¿Qué hacer? ¿Cómo continuar? No hay una respuesta única. Lo que sí podemos hacer son una serie de predicciones en base a todo lo visto en el mundo, para entender qué desafíos atravesará la actividad empresaria, y en base a eso planificar cómo seguir.

Hay dos cosas que tenemos claras: pasaremos mucho tiempo aislados y la actividad económica se resentirá en casi todos los sectores. Ahora bien: ¿esto significa que dejaremos de producir? Definitivamente no. Significa que deberemos transformar nuestra forma de trabajar, y en consecuencia, las organizaciones.

Por empezar, queda claro que la imposibilidad de circular en la calle obligará a muchos a realizar trabajo remoto. Este formato de trabajo ya viene siendo utilizado por sectores de IT, pero para muchos otros será algo completamente nuevo. Por lo pronto, si quieren adentrarse en este mundo (daily meetings, demos, mensajerías corporativas, software de videollamadas), les dejo un enlace muy interesante aquí: La guía definitiva para el trabajo remoto.

También será un momento único para toda la industria del entretenimiento. Las personas dedicarán allí bastante del tiempo que anteriormente usaban para viajar en transporte público, o iban al gimnasio. ¿Cómo las empresas pueden enfrentarse a este nuevo paradigma? ¿Pueden generar algún contenido de calidad para entretener a los usuarios? ¿Qué tipo de vínculo genuino podemos entablar con los usuarios. Aquí hay mucho para pensar y proponer.

También será un momento ideal para generar propuestas de valor a mediano-largo plazo. Ya sea la generación de un producto, un servicio, implementar un nuevo sistema de información o realizar todos los manuales de procedimiento que nunca tuvimos tiempo para hacer. Bueno, ahora habrá tiempo. Y bastante.

Creemos que un buen ejercicio es pensar a tu empresa en su mínima expresión. ¿Por qué? Por varios motivos: Primero, para pasar esta crisis de la mejor forma posible. Segundo, porque el ejercicio de pensarla elástica la pone a prueba en escenarios adversos: una gran recesión, una devaluación, una crisis política, etc. Si logramos adaptarnos a una pandemia con cuarentena total, lograremos adaptarnos a casi cualquier situación.

Este es un momento para la digitalización absoluta. Si tu empresa ya está digitalizada, los desafíos serán otros. Pero si no lo está, verás al mismo tiempo todos los déficits de haber manejado un sistema analógico. No te asustes. Hay grandes equipos de transformación digital de forma remota que los pueden ayudar a implementar procesos de cambio tecnológico.

La interacción humana será una de las más afectadas. ¿Qué nos pasará después de meses de no poder dar abrazos y apretones de manos? No tenemos la respuesta, pero no habrá que esperar mucho para verlo. Dar una buena atención al cliente será fundamental para subsistir en este contexto. Además de las llamadas telefónicas y los emails, herramientas que tradicionalmente usamos, ¿por qué no probar las videollamadas? ¿Puede ser un diferencial frente a mi competencia?

Será clave posicionar productos y servicios en Internet. La mayoría de las personas tendrá acceso a Internet desde donde estén, por lo que ese canal de consumo sufrirá un aumento de la demanda fenomenal. Si los hábitos de compra estaban transformándose a una velocidad asombrosa año tras año, este hito será definitivo. La gente consumirá productos y servicios a través de Internet. Allí deberemos estar, de la forma más profesional posible.

Es momento para que todas las organizaciones profesionalicen su marketing digital. Toda la demanda se volcará allí. Tener un equipo de profesionales al lado que los escuche, entienda sus negocios y busque formas de ayudarlos a moverse en Internet será fundamental.

Los departamentos de recursos humanos, quienes se encargan del bienestar de las personas, tendrán también un rol decisivo. En una confinación en el hogar no elegida voluntariamente, será un gran reto no perder la motivación. Allí tienen que estar los equipos, apoyando diariamente y llevando tranquilidad y mesura.

También será un gran momento para automatizar procesos engorrosos. Mantenimiento de bases de datos, cotizaciones, segmentaciones, emisiones de comprobantes fiscales o mails de post-venta, entre otros. Cada organización deberá determinar dónde hay oportunidades de generar soluciones automáticas que permitan liberar carga de trabajo innecesaria.

Transitaremos las siguientes semanas con bastante pérdida de rentabilidad económica. Esto seguramente traiga desequilibrios de todo tipo que deberemos afrontar, pero sugiero que cambiemos un poco el enfoque para que la lucha interna no sea tan cruel. Tendremos una oportunidad única e histórica para conectar con los valores y sentimientos de las personas. Los consumidores tendrán más tiempo disponible, es un hecho. Diseñar contenido para generar vínculos de calidad hoy nos allanará más adelante nuestros objetivos comerciales.

Que la crisis no nuble la oportunidad de entender esta situación como un momento único para aprender habilidades necesarias para desarrollarnos en un mundo hiper-conectado y de cambio permanente.

¿Quieres enterarte cuando subimos más notas como esta?